Nivel técnico del artículo

Durante el año 2019, ITI ha iniciado un proceso de adaptación a la Compra Pública de Innovación (CPI), de la mano de la Agencia Valenciana de Innovación (AVI), que ha lanzado una línea de apoyo con el objetivo de potenciar el desarrollo de mercados innovadores, a través de la contratación pública, para mejorar la eficiencia y calidad de los servicios públicos valencianos, e incrementar la demanda de productos y servicios innovadores.

El proyecto acometido desde ITI se centra en la realización de acciones preparatorias para la puesta en marcha de procesos de Compra Pública de Innovación (CPI) y la dinamización de las entidades del Sistema Valenciano de Innovación, buscando configurar al centro tecnológico. como una entidad referente en el ámbito de la innovación y, a su vez, ejercer efecto tractor entre sus empresas asociadas.

Para ello, ha contado con SILO como compañero de viaje, entidad especializada en estas dinámicas de innovación pública, que dotará a los equipos de ITI, de formación especializada y procesos, así como de un observatorio de alerta temprana, para poder articular su propuesta de valor hacia los nuevos proyectos innovadores que el sector público está lanzando, cada vez con mayor impulso en todos los niveles de la Administración.

El instrumento a utilizar, la Compra Pública de Innovación (CPI) es una herramienta clave, no solo para las inversiones públicas, sino también para el desarrollo económico en general. Es una metodología que fomenta nuevas oportunidades dentro del mercado, fomentando por primera vez la demanda de los productos innovadores que están incipientes en empresas y centros de investigación, y creando nuevas oportunidades de negocio, tanto para emprendedores, como para empresas consolidadas.

La CPI se considera una estrategia de política pública, que favorece la creación de sinergias dentro del mercado y estimula la inversión de los agentes del sector privado en la Administración Pública, estableciendo así una nueva vía de creación de empleo.

Beneficios de la Compra Pública de Innovación (CPI)

  • Para el sector público: Mejor propuesta de valor para los ciudadanos y empresas puesto que la compra se basa en las necesidades a cubrir, no en las limitaciones impuestas por los productos existentes. Por lo tanto, ofrece a los servidores públicos una oportunidad para cumplir mejor con su cometido.
  • Para el sector privado: Bajo el modelo de “no me subvenciones, ¡cómprame!”, la CPI supone un mayor incentivo para las empresas a innovar ya que la Administración constituye una primera demanda comercial que hace más atractiva la inversión en innovación al disminuir la incertidumbre y, a la vez, hace menos arriesgado el acceso al mercado.
  • Para las regiones: Mejora de la competitividad y sostenibilidad regional, puesto que se generan economías más sólidas y, a la vez, más innovadoras en sectores de especial interés para la región. Es, por tanto, responsabilidad de los gestores públicos utilizar este instrumento para desarrollar sectores concretos.

En general, la CPI es un mecanismo por el cual una Administración Pública licita la contratación de un producto o servicio que tiene características específicas, que no existe en el mercado y que requiere desarrollar actividades de investigación, desarrollo e innovación.

A través de estos procesos de innovación se esperan obtener soluciones que se ajusten de manera rápida y eficaz a las demandas reales de la sociedad y ayuden a las empresas a establecerse en el nuevo flujo productivo que pueda hacerlas más competitivas, estimulando la creación de nuevos productos, mercados, formas de organización y suministro y prestación de servicios que satisfagan los retos actuales. Para ello, se hace necesario contar desde el sector público con una nueva mentalidad emprendedora a la hora de contratar, que enfoque estos procedimientos de forma óptima.

La CPI como  instrumento de cambio de paradigma en la ejecución de políticas públicas.

En esta línea, la Unión Europea promueve la CPI a la hora de hacer política pública y abre nuevas vías que apoyan a la innovación e invitan a los sectores compradores a trabajar con la visión estratégica más adecuada para este ámbito, aplicando un nuevo enfoque que acerca la innovación al mercado y a las necesidades de la sociedad y favoreciendo con ello la posibilidad de obtener soluciones sostenibles e innovadoras.

No hay que olvidar que la contratación pública representa en torno a un 20% del PIB de la economía del continente. Dada su relevancia económica, esta contratación se debe orientar, no solo a cubrir las necesidades de las administraciones sino, también, a impulsar el crecimiento económico y la competitividad empresarial por lo que, efectivamente, esta constituye una de las motivaciones en las que se sustenta la Compra Pública de Innovación.

En este contexto, los cambios introducidos en la Ley de Contratos del Sector Público L9/2017, en vigor desde marzo de 2018, ofrecen nuevas herramientas y posibilidades para que los órganos de contratación adquieran una serie de prácticas en contratación que les permitan impulsar la innovación.

Por estos motivos, dada la creciente importancia que ha adquirido la contratación pública como herramienta clave en la Administración, no sólo como vehículo para cubrir las necesidades de prestación de los servicios públicos, sino como medio para la promoción de prácticas innovadoras en las empresas y, de manera complementaria, de dinamización económica y social de las regiones, ITI ha apostado a través de este proyecto por dotarse de capacidades (formación, procesos, observatorio) que le permitan liderar este nuevo paradigma de la CPI en el ecosistema valenciano de innovación, contribuyendo a la mejora de los servicios públicos de la Comunitat, e impactando de forma relevante en el tejido empresarial.

Autor
Alejandro Javier Tosina
Alejandro Javier Tosina González | Manager at Science & Innovation Link Office (SILO)
Categorías