DELTA el proyecto que facilitará el uso del Blockchain en las empresas

BLOCKCHAIN
18/02/2021
El proyecto DELTA, financiado por el IVACE e impulsado por ITI, ofrecerá a las empresas las herramientas necesarias para la adopción de tecnologías de registro distribuido

Blockchain es una tecnología que puede suponer una enorme revolución no solo en nuestra economía, con la irrupción de las criptomonedas, sino en todo tipo de ámbitos.

Hasta ahora, en muchos sistemas de información, para realizar una transacción requeríamos de un emisor, un receptor, pero también de un intermediario de confianza cuyo objetivo consistía en registrar o dar fe de esa transacción. En este escenario ni el emisor ni el receptor tienen control alguno sobre el proceso, tan sólo la necesidad de intercambiar información. Ambos dependen del intermediario, por ejemplo, un banco, el cual centraliza las normas que rigen esas transacciones, por lo que están sujetos a sus condiciones.

Blockchain plantea un escenario donde se eliminan los intermediarios y se descentraliza toda la gestión. El control del proceso recae de manera directa en el emisor y el receptor, y en una cadena de bloques enlazados y cifrados de manera que información no sólo vela por la seguridad y privacidad de cada transacción, sino que la dota de cualidades como inmutabilidad o no repudio. Blockchain actúa, aproximadamente, como una base de datos distribuida y segura que, además, ahorra costes.

Blockchain nació en el sector económico para realizar transacciones financieras de forma segura y confiable, sus bondades hacen que su implementación en las empresas se esté acelerando. No obstante, para que el uso de estas tecnologías de registro distribuido, denominadas tecnologías DLT (del inglés, “Distributed Ledger Technologies”) tengan una mayor acogida en la industria tradicional y en el tejido productivo, antes deben resolverse una serie de retos.

El primero de ellos es disminuir su complejidad. El despliegue e integración de las tecnologías de sistemas distribuidos en una empresa es complicado ya que requiere tanto de conocimientos avanzados como de herramientas que faciliten su despliegue. Otro problema fundamental de cara a su adopción se consecuencia de la propia estructura de datos de la cadena de bloques. Al priorizar la seguridad de los datos, no facilita la recuperación de la información de una manera eficaz.

En esta línea, ITI pone en marcha el proyecto DELTA, orientado a acercar a las empresas al uso de las diferentes tecnologías disruptivas de Sistemas Distribuidos. Para conseguirlo, los expertos de este centro tecnológico, especializado en TIC, están desarrollando dos herramientas necesarias para facilitar su adopción por parte de las empresas, que, además, podrán combinarse entre sí.

La primera de las herramientas se centrará en la automatización del despliegue de estas tecnologías, con el objetivo de reducir la dificultad de implantación. Para ello los expertos están trabajando en un desplegador de nodos de DLTs que permitirá, de manera sencilla, personalizable y altamente automatizada, configurar uno o varios de esos nodos y su posterior interconexión con la red correspondiente.

En segundo lugar, para facilitar no sólo la consulta de datos, sino también la inyección de transacciones en un DLT, se está trabajando en una interfaz similar a la de las bases de datos. Esta interfaz, simplificará la manera en que se escribe información en un DLT y sincronizará el DLT con instancias de bases de datos convencionales, facilitando y agilizando el acceso a la información almacenada.

Por último, DELTA abordará, también, el problema de la gestión de servicios en entornos federados o compartidos, como los marketplaces. Esta herramienta, eliminará la necesidad de confianza en un agente central, utilizando un DLT para almacenar ofertas, peticiones y concesiones de servicio, cuándo suceden y cómo se resuelven, así como para proporcionar una moneda de cambio, un token, para el intercambio o adquisición de dichos servicios.

Estas herramientas supondrán un gran apoyo para las empresas en su adopción de tecnologías de sistemas distribuidos. Con ellas, las empresas podrán beneficiarse de las siguientes ventajas:

  • Agilización en el acceso a información en DLTs
  • Descentralización
  • Transparencia
  • Reducciones de costes
  • Automatización
  • Mejora en labores de auditoría

El proyecto cuenta con la financiación de la Conselleria d’Economia Sostenible, Sectors Productius, Comerç i Treball de la Generalitat Valenciana a través de ayudas del IVACE con la cofinanciación de los fondos FEDER de la UE, dentro del Programa Operativo FEDER de la Comunitat Valenciana.

ITI cuenta con una amplia experiencia en Sistemas Distribuidos. Sólo en los dos últimos años, ha participado en diferentes proyectos orientados a aspectos de trazabilidad en distintos entornos. En concreto, Veritas, relacionado con la trazabilidad documental en el sector del plástico con uso alimentario; Blockmarket, orientado a la trazabilidad de mercancías con origen en el e-commerce; y Gestablock, orientado a la trazabilidad de mercancías peligrosas.

Buscar Noticias


Newsletter


Suscríbete y recibe todas las novedades sobre ITI