Natalia Cervelló, desarrolladora web. Un espejo donde mirarse

11 FEBRERO
11/02/2021
Entrevistamos a algunas de nuestras compañeras científicas. Conversaciones sinceras, cercanas y sobre todo auténticas. Porque el talento no tiene género. Porque no encontramos mejores referentes que ellas. Porque ellas son los espejos donde debemos mirar.

Mujeres científicas ITI, los espejos donde mirarse.

Entrevistamos a algunas de nuestras compañeras científicas. Conversaciones sinceras, cercanas y sobre todo auténticas. Porque el talento no tiene género. Porque no encontramos mejores referentes que ellas. Porque ellas son los espejos donde debemos mirar.

NATALIA CERVELLÓ.

Precisamente hoy, 11 de febrero, Natalia celebra su 32 cumpleaños. Aunque nos confiesa que su vocación le vino por su curiosidad, quizá esté también relacionada con haber nacido, precisamente el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Natalia es titulada en el grado de Ingeniería Informática por la Universidad Politécnica de València, además de poseer un máster título propio de Big Data Analytics, expedido por la misma universidad.

Natalia trabajó durante varios años en una empresa privada responsabilizándose tanto del desarrollo de arquitectura orientada a servicios, como del desarrollo web.

Desde mayo de 2019 trabaja en el Área de Soporte Técnico a Proyectos de I+D+I (ASTID), como experta en desarrollo front end de webs.

¿Cuál es tu titulación? y ¿cuál fue tu motivación para decidirte por ella?

Me titulé en el Grado de Ingeniería Informática en la UPV. Más tarde complementé mis estudios con un máster en Big Data Analytics también en la UPV.

Siempre he tenido curiosidad en la tecnología, en conocer cómo funcionan las máquinas… Confieso que para ello desmontaba los aparatos de casa para descubrir y entender qué había dentro y cómo funcionaban. Es cierto que siempre se me ha dado bien la rama de ciencias, por lo que no dudé a la hora de elegir titulación.

¿Cómo es tu día a día?

Entre semana trabajo y por las tardes suelo relajarme jugando a videojuegos o viendo series. También hago deporte. Los fines de semana los aprovecho para dar una vuelta por la ciudad y hacer fotos si surge la oportunidad.

¿Qué es lo que te gusta más de tu trabajo?

Sin duda la investigación. Es un placer explorar con el único fin de encontrar mejoras para tu trabajo. Al final, toda esta investigación se traslada en el desarrollo de las webs que programo, tanto en la parte de diseño como en la de programación, para tener un código limpio y eficiente.

¿En qué proyectos estás trabajando?

Ahora mismo trabajo en el desarrollo de dos proyectos:

QDSN es un proyecto que en el que se está avanzando en una red de sensores inalámbricos de despliegue rápido. Una herramienta de captación de datos para la industria.

ORP es la plataforma de algoritmos que permite a las empresas optimizar sus procesos y servicios de una manera rápida, sencilla, con bajo coste

En los dos estoy centrada en el desarrollo de la capa vista (front end) para las páginas web que utilizan sus sistemas. Los dos están orientados hacia la industria, por lo que además de los conocimientos técnicos, es muy importante la empatía con el público al que van dirigidos esos proyectos.

Describe un proyecto del que te sientas especialmente orgullosa.

Sin duda un proyecto que realicé hace algún tiempo y en el que pude desarrollar la web desde cero. Aprendí cómo crearlo de forma correcta y pude aportar en el diseño, por lo que me permitió mejorar mis capacidades en ese campo.

La presencia de la mujer en las TIC, en todas las áreas y categorías profesionales, apenas ha aumentado en casi 20 años, en una tendencia universal a la masculinización de los estudios STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). ¿Cómo repercute esto en el desarrollo de la tecnología?

Tanto en el desarrollo de la tecnología como en otros campos, es imprescindible que haya diversidad, distintos puntos de vista. Las mujeres somos usuarias de la tecnología y debemos crearla también. Si se masculiniza perdemos el punto de vista de la mujer, tanto en el desarrollo como en el resultado de la misma.

¿Qué propondrías para revertir la situación?

Existe una tendencia a clasificar ciertos trabajos para hombres, y otros para mujeres. En la etapa adolescente, periodo en el que se forma la opinión sobre nuestro entorno, lleva a pensar erróneamente en que no podemos aspirar a estudiar ciertas materias porque “es cosa de hombres”, y no es, para nada, cierto. No debemos etiquetar las profesiones por género. El talento debe subyacer a estas etiquetas.

¿Qué problemas te has encontrado para compaginar tu trabajo con tu vida personal?

Personalmente no he tenido ningún problema en compaginar mi vida profesional con mi vida personal. Es cierto que, en ocasiones, algún proyecto requiere más dedicación, pero al final hay tiempo para todo, incluso para tus aficiones personales.

Si pudieras aprender cualquier cosa, ¿Qué elegirías?

Me gustaría aprender más historia, siempre me ha gustado, pero nunca he tenido mucha memoria. Hoy en día, y gracias a la tecnología, podemos encontrar información cuando la necesitamos, por lo que en los viajes siempre recurro a la tecnología para encontrar esos tips de historia y disfrutarla.

¿Cuáles son tus aficiones?

Me gusta la fotografía, capturar momentos en los viajes, sobre todo de edificios y calles de las ciudades y pueblos.

Buscar Noticias


Newsletter


Suscríbete y recibe todas las novedades sobre ITI