Nivel técnico del artículo

A todos nos ha pillado desprevenidos la crisis provocada por el coronavirus, quizá porque estábamos más atentos a atender a nuestro día a día, a las necesidades de nuestros clientes y dejando a un lado nuestras propias necesidades como empresa. Seguro que siempre hemos pensado que nos haría falta detenernos a pensar qué podríamos mejorar u optimizar para intentar tener nuestra empresa más controlada, pero siempre lo hemos dejado para “luego”, antes están nuestros clientes.

Pero, ¿qué pasa si por culpa de no estar bien estructurados a nivel informático tampoco podemos cumplir con nuestros clientes? Cuando digo bien estructurados a nivel informático, no me refiero a que tengamos PC, portátiles, wifi, etc… me refiero más bien al control del DATO y todo lo que le rodea, donde evidentemente, están los equipos, pero también hay procesos y personas. No basta con tener o estar a la última en equipos informáticos, hay que tener unos procesos bien definidos y unas personas bien formadas e implicadas.

Soy de la opinión que, para poder dar un buen servicio a un cliente, antes tengo que estar bien preparado.  No soy muy dado a poner analogías, pero si cuando nos vamos de viaje a algún país exótico, por ejemplo, antes nos informamos de qué vacunas nos hemos de poner, y nos las ponemos sin dudarlo, por prevención, con los tiempos que corren y con el acceso a la información que tenemos, no entiendo como las empresas no nos “vacunamos” para poder hacer frente a situaciones como la que estamos viviendo hoy.

En estos días de reclusión, en los que tenemos mucho tiempo para pensar, estamos viendo cómo las personas inundan las redes con todo tipo de creatividades, y yo me pregunto, ¿por qué no aplicamos esa creatividad para preparar nuestras empresas para cualquier otra eventualidad de estas características?

La vacuna empresarial digital para combatir al coronavirus existe y se suministra en 3 dosis:

  • Dosis 1: hacer un diagnóstico de la madurez digital de la empresa. Ser consciente de las fortalezas y debilidades.
  • Dosis 2: tener bien definida una hoja de ruta para combatir esas debilidades y afianzar las fortalezas.
  • Dosis 3: llevar a cabo las mejoras detectadas con un partner de confianza que guíe y lidere todo el proceso con una visión global.

Aún en estos momentos de confinamiento, las empresas que no se hayan vacunado, aún están a tiempo de recibir la vacuna digital.

Autor
Pascual González - ITI
Pascual Gonzalez | Director Área de Digitalización Industrial de ITI